Menú de Categorías
DISCIPLINA POSITIVA

DISCIPLINA POSITIVA

 

La disciplina positiva son las enseñanzas para entender el comportamiento de los niños y la forma de abordar su actitud para guiarles en su camino siempre de forma positiva y afectiva.

La disciplina positiva se basa en la comunicación, el amor, el entendimiento y la empatía para disfrutar de las relaciones familiares y da herramientas a los padres para entender el comportamiento de sus hijos (incluso cuando no es adecuado) y reconducirlo con respeto, sin castigos y de forma afectuosa.

La disciplina positiva es un enfoque que no incluye ni el control excesivo ni la permisividad. Se basa en el respeto mutuo y la colaboración, todo con la intención de enseñar al niño competencias básicas para la vida.

El departamento de psicología le invita a leer el siguiente artículo, esperando sea de utilidad.

 

La Disciplina Positiva

Por :Roberta Maso-Fleischman

 

Disciplina Positiva = Niños sin Problemas

 

La base de la disciplina positiva está en:

 

  • Creer firmemente que todos en la familia son importantes
  • Transmitirle a los hijos que Uds. los quieren y que ellos son muy importantes para Uds.
  • Transmitirles que la familia funciona si todos colaboran
  • Transmitirles que cada uno en la familia tiene responsabilidades y tareas que cumplir
  • Y, por supuesto, mostrar respeto por los hijos

Durante la infancia los padres tienen que:

 

  • Establecer una rutina diaria
  • Poner límites justos
  • Proporcionarle a cada hijo su espacio personal
  • Tener normas claras
  • En vez de utilizar el castigo, dejar que el niño sienta las consecuencias de sus acciones
  • En vez de utilizar las recompensas para premiar los trabajos cumplidos, motivar a los hijos a colaborar por el bien de la familia.

 

A medida que crecen los hijos los padres tienen que:

 

  • Aprender a compartir su poder dentro de la familia y dejar que los niños muestren su iniciativa y opinen
  • Promover una comunicación clara
  • Escuchar a los hijos y analizar sus sugerencias

 

Recuerden que:

El gran motor que facilita la conducta positiva de un niño es el QUERER PERTENECER a su familia.

Otros impulsores de una conducta positiva en el niño es el SENTIRSE QUERIDO y SENTIRSE TOMADO EN CUENTA por sus padres.

A medida que crece, el niño se da cuenta de qué cosas agradan a papá y a mamá y va a querer agradarlos para sentirse querido y sentirse tomado en cuenta.

 

Por ejemplo:

 

  • Si el niño nace en una familia donde todos tienen responsabilidades definidas y el ser responsable es algo valioso para los padres, el niño se esmerará en ser responsable porqué de esta manera agradará a sus padres y se sentirá importante.
  • Si el niño nace en una familia donde es importante ser ordenado y respetar el espacio personal y las pertenencias de los otros, el niño se esmerará en ser ordenado y respetuoso de las cosas de sus hermanos y de sus padres, porqué de esta manera agradará a sus padres, se sentirá parte de la familia y valioso.
  • Lo arriba expuesto es un descripción del clima y del ambiente en el cual se da una DISCIPLINA POSITIVA.

 Sin este ambiente no se puede dar una disciplina positiva.

Cuando el niño se siente tomado en cuenta, útil y valioso no tiene porqué recurrir a conductas negativas para llamar la atención o expresar su rabia.

El sentirse tomado en cuenta hace que los problemas de conducta desaparezcan.

 

www.padresysushijos.com